CONSEJOS Y PREVENCIÓN

CÁNCER DE PRÓSTATA:
LOS HECHOS

Conoce los hechos y toma medidas a tiempo

 

¿QUÉ ES EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

La próstata es una glándula situada justo debajo de la vejiga, delante de los intestinos. Produce un fluido que protege y enriquece el esperma.

El cáncer de próstata se produce cuando algunas células de la próstata se reproducen mucho más rápido de lo normal, dando lugar a un tumor. Si no se trata, las células cancerosas de la próstata pueden acabar propagándose e invadir partes distantes del organismo, especialmente los nódulos linfáticos y los huesos, causando tumores secundarios mediante un proceso conocido como metástasis.

Uno de los aspectos más preocupantes de la enfermedad es que la mayoría de los cánceres de próstata se desarrollan sin que los hombres experimenten síntomas en las primeras etapas.


 

CONOCE LOS FACTORES DE RIESGO

El cáncer de próstata solo afecta a los varones, ya que las mujeres carecen de próstata. Los factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad incluyen:

Edad
Cuánto más mayor sea un hombre, más posibilidades tendrá de que le diagnostiquen cáncer de próstata.

 

Historial familiar
Los hombres con un padre o hermano que haya tenido cáncer de próstata son dos veces más propensos a desarrollar la enfermedad.

 

Grupo étnico
Se producen más casos entre varones negros africanos y afrocaribeños.

 

 

SÍNTOMAS, ANÁLISIS Y TRATAMIENTO

Síntomas

No todos los hombres experimentan síntomas de cáncer de próstata. A menudo los signos de cáncer de próstata los detecta por primera vez un médico durante una revisión rutinaria.

Algunos hombres experimentarán cambios en la función urinaria o sexual que podrían indicar la presencia de cáncer de próstata. Los síntomas incluyen:

  • Necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche
  • Dificultad al empezar la micción o al retener la orina
  • Flujo de orina débil o interrumpido
  • Micción con dolor o escozor
  • Dificultad de tener una erección
  • Dolor al eyacular
  • Sangre en orina o semen
  • Dolor o rigidez frecuente en la parte baja de la espalda, las caderas o en la parte superior de los muslos.

Qué hacer

Si estás preocupado o estás experimentando alguno de estos síntomas, es importante que lo consultes con tu médico.

 

Hacerse un análisis

El propósito de los análisis es detectar el cáncer de próstata en sus etapas iniciales, antes de que la enfermedad avance. Hay dos pruebas habituales para la detección inicial y, según el resultado de las mismas, podrás ser derivado a un especialista para que te realice una biopsia.

Tacto rectal
En el tacto rectal el médico introduce un dedo enguantado en el ano, donde es posible sentir parte de la superficie de la próstata.

 

Análisis de sangre PSA
El análisis de sangre PSA busca la presencia en sangre de una proteína que producen específicamente las células prostáticas.

 

Biopsia
En base a los resultados de tus análisis podrás ser derivado a un urólogo para que te realice una biopsia. Es la única manera de determinar la presencia de cáncer.

 

Nuestro consejo es que trates tu situación con tu médico para decidir si tienes que hacerte análisis. Juntos podéis elegir el mejor procedimiento.

CÁNCER DE TESTÍCULOS:
LOS HECHOS

Conoce los riesgos, examínate

 

¿QUÉ ES EL CÁNCER DE TESTÍCULOS?

Los testículos son parte del sistema reproductivo del hombre y se encargan de producir hormonas masculinas (principalmente testosterona) y esperma. El cáncer de testículo se inicia a modo de crecimiento anormal o tumor que se desarrolla en uno o ambos testículos.

Más del 90% de los cánceres de testículos se desarrollan en las células germinales, que son las encargadas de producir esperma. Los tumores testiculares secundarios son causados por células cancerosas que se propagan a los testículos desde otras partes del organismo (matástasis). Estos cánceres son mucho menos comunes que las formas anteriores de cáncer de testículos.


 

CONOCE LOS FACTORES DE RIESGO

Los varones jóvenes son los que corren mayor riesgo de desarrollar cáncer de testículos. Las causas del cáncer de testículos no son conocidas, pero existen factores que pueden aumentar el riesgo en los hombres, tales como:

El historial familiar, como es el caso de un padre o un hermano al que se le haya diagnosticado cáncer de testículos.

 

Ya haber padecido anteriormente cáncer de testículos.

 

La criptorquidia (descenso incompleto de los testículos) de nacimiento.

 

Se piensa que el síndrome de Down aumenta el riesgo de cáncer de testículos.

 

No existe ninguna conexión conocida entre el cáncer de testículos y las lesiones de testículos, los desgarros musculares, los baños calientes o la ropa ajustada.


 

SÍNTOMAS, ANÁLISIS Y TRATAMIENTO

Síntomas

Los hombres pueden experimentar pocos o ningún síntoma de cáncer de testículos. Sin embargo, existen importantes signos de aviso a los que hay que estar atento:

  • Un hinchazón o bulto en alguno de los testículos (normalmente no doloroso)
  • Sensación de pesadez en el escroto
  • Cambio del tamaño o la forma de los testículos
  • Dolor en la parte baja del abdomen o en las ingles
  • Aumento súbito de fluido en el escroto
  • Dolor o molestias en un testículo o en el escroto
  • Agrandamiento o sensibilidad del tejido mamario

Qué hacer

Si estás preocupado o estás experimentando alguno de estos síntomas, es importante que lo consultes con tu médico.

 

Autoexamen

Realizar autoexámenes regulares de los testículos es importante para los varones jóvenes, en particular para aquellos en riesgo de contraer cáncer de testículos. Estar familiarizado con el tamaño, la forma y el nivel habitual de nudosidad te puede ayudar a determinar si algo no va bien.

Un autoexamen testicular puede ayudar a un hombre a encontrar a tiempo cualquier cambio en los testículos, de modo que, de necesitar tratamiento, este pueda iniciarse tan pronto como sea posible.

Cómo autoexaminarse

Lee nuestra guía paso a paso para realizar un autoexamen testicular.

 

Opciones de tratamiento

El cáncer de testículos es un tipo de cáncer sumamente tratable que puede ser tratado de forma eficaz y potencialmente curado si se diagnostica y trata a tiempo. El cáncer de testículo avanzado también puede curarse con tratamiento. Entre los tratamientos se incluyen:

  • La orquiectomía (la extirpación quirúrgica del testículo afectado), realizada con anestesia general.
  • La quimioterapia o radioterapia, a menudo prescrita tras la cirugía para tratar las células cancerosas restantes que puedan haberse propagado a otras partes del organismo, como los nódulos linfáticos.

Un autoexamen testicular puede ayudar a un hombre a encontrar a tiempo cualquier cambio en los testículos, de modo que, de necesitar tratamiento, este pueda iniciarse tan pronto como sea posible.

Si te ha sido diagnosticado cáncer de testículos

El paso más importante es hablar con tu médico sobre las opciones de tratamiento. Puede que quieras escuchar la opinión de un segundo o tercer médico.

 

Efectos secundarios

Ni el cáncer de testículos ni la extirpación de un testículo deberían alterar la función sexual o la fertilidad. El efecto causado en la fertilidad tras la extirpación de un testículo es mínimo, ya que un único testículo produce grandes cantidades de esperma.

En el caso de los hombres que necesiten más tratamientos, es posible que la fertilidad se vea afectada, al menos de forma temporal.

Previsión de cambios en la fertilidad

Los hombres con cáncer de próstata deberían hablar con su oncólogo sobre la preservación de esperma en un banco de semen antes de comenzar la quimioterapia o radioterapia.